Recomendaciones al comprar carne molida.

Recomendaciones al comprar carne molida.

Si la carne molida es un producto recurrente en tus compras de la semana, esta información te puede interesar. Sigue leyendo para que realices compras más informadas y puedas saber si estás adquiriendo carne de calidad. 

Cómo comprar carne molida 

La carne molida es una excelente alternativa para aquellos que están cuidando su alimentación o simplemente quieren consumir proteína baja en grasas. Además, es tan versátil que puede ser el ingrediente principal en una gran variedad de platillos como albóndigas, picadillo, hamburguesas, tacos, estofados, empanadas, lasañas o pastas. 

Antes de adquirirla en supermercados o mercados de carnes, te compartimos algunas recomendaciones para hacer una compra informada: 

Revisa el empaque y la apariencia de la carne

Seguramente has visto que en algunos supermercados, la carne molida se vende en platos de unicel cubiertos con un plástico delgado. Este tipo de empaque no suele ser muy bueno para preservar la calidad de la carne y su inocuidad.

Antes de adquirir este producto, deberás verificar que el empaque no esté sucio, no se encuentre al aire libre, que el color de la carne no esté opaco o tenga mal olor, ya es una señal clara de que está echada a perder. 

También revisa que contenga etiquetas de ingredientes y que indique el tiempo de preparación y fecha de vencimiento.  

Para hacer una compra más segura, te recomendamos adquirir carne molida que venga dentro de empaques sellados y esté congelada, ya que esto ayudará a conservar su calidad y frescura. 

Compra carne molida congelada

El aspecto de la temperatura es crucial para evitar malas condiciones o consumir carne en mal estado. Por ello, es sumamente importante que la carne molida se encuentre siempre a una temperatura constante durante toda su cadena de suministro. 

En meatme® nos aseguramos de que cada producto que llega a tu mesa sea seguro para su consumo. Por lo que monitoreamos el manejo impecable de la carne durante toda la cadena de abastecimiento. Otro factor a destacar de la carne molida de nuestras tiendas, es que se preserva con la técnica de congelado individual IQF, la cual ayuda a preservar su frescura, nutrientes, jugosidad y el sabor de la carne. 

Revisa el porcentaje de grasa de la carne 

Seguramente habrás visto que los empaques de carne molida se clasifican por porcentajes.  El porcentaje adecuado para hacer carne molida va entre 20% a 10% de grasa y por lo general provienen de carne roja magra. 

En meatme® podrás encontrar carne molida con porcentajes que van del 7% a 19% de grasa. Todo dependerá del tipo de corte de res que se utilice para la carne molida. Por ejemplo, la carne molida de filete es mucho más magra, mientras que la carne que proviene del costillar tiene un porcentaje más alto. 

Prepara la carne molida de forma adecuada 

Una vez que adquieras la carne molida que utilizarás para preparar tus recetas, te compartimos algunas recomendaciones antes de cocinarla: 

  1. La carne molida de res meatme® está congelada de forma individual, lo que te permite cocinarla directo del congelador al sartén. Esto te ahorrará tiempo en la cocina y te facilitará el proceso. 
  2. Otra cuestión a tomar en  cuenta es que una vez que esté descongelado el producto, no deberás volver a guardarlo crudo dentro del refrigerador, ya que esto puede causar la propagación de bacterias.  
  3. Si quieres utilizar solo una parte de la porción que viene dentro del empaque de carne molida, podrás tomarla y guardar el resto para después. Esta es otra ventaja del proceso de congelación IQF por el que pasa la carne molida de res que podrás encontrar en meatme®

Aprende a cocinar carne molida de res con este video: 

Entra aquí para comprar carne molida de manera online o da clic aquí para localizar tu sucursal más cercana y visitar nuestro mercado de carnes.