Consejos para un buen maridaje de carnes

Consejos para un buen maridaje de carnes

Dentro del mundo de la gastronomía y la viticultura nació el término maridaje, el cual se refiere a acompañar un tipo de alimento con un vino específico para que enaltezca los sabores e ingredientes de ambos. 

Una creencia popular es que cuando se trate de carnes blancas se acompañe con vino blanco y cuando se coman carnes rojas se acompañe de vino rojo. Sin embargo esto no siempre es así, ya que para lograr un maridaje perfecto se deben tomar en cuenta ciertos pasos y características. 

A continuación te compartimos una breve guía que te ayudará a conseguir un maridaje correcto para acompañar tus recetas y platillos favoritos.

Tipos de maridaje 

Antes de comenzar es importante mencionar que esta técnica la podrás aplicar esta técnica en todo tipo de comida, ya sean recetas simples o muy elaboradas. 

Por ello, actualmente existen múltiples tipos de maridajes que dependerán del objetivo que quieras lograr.

Maridaje de complemento

 Este tipo de maridaje se logra cuando tenemos características aromáticas similares tanto en el vino como en el platillo. Por lo que al acompañarlo con el vino se busca intensificar y resaltar las características que comparten tanto el platillo como la bebida. 

Maridaje de contraste

 En este caso el maridaje se realiza cuando el platillo y el vino no comparten propiedades, por lo que se busca resaltar los sabores e ingredientes de cada uno por separado, para así lograr sensaciones diferentes. 

Puntos importantes previos a considerar antes del maridaje

Ahora que ya sabes cuál tipo de maridaje buscas lograr es importante que consideres lo siguiente antes de comenzar a experimentar

Cuando tomas un vino y un platillo de una región en específica, es muy probable que se compartan ingredientes o sabores muy similares, por lo que el maridaje será más placentero. 

Antes de elegir un vino considera la intensidad del platillo, ya que si elegimos un vino muy complejo para un platillo con sabores delicados se perderá su sabor por completo. Lo que se busca en el maridaje es un equilibrio perfecto.

Es importante considerar el método de cocción del platillo que vas a acompañar, ya que esto le da puede dar mayor intensidad a los ingredientes y puede opacar al vino. 

Maridaje para cada tipo de carne

Antes de elegir el vino con el que vas a beber tus bebidas considera el tipo de proteína que contiene tu receta para lograr una gran armonía en los sabores. 

Pescados

Los pescados de carne blanca como el mero, lenguado, robalo, cazón y los mariscos en general se caracterizan por ser de un sabor suave. Lo mejor para este tipo de carnes son los vinos de uvas verdes como Sauvignon Blanc y Chardonnay. Si lo prefieres también puedes acompañarlos con vinos rosados secos o tintos que sean muy ligeros.

Para los pescados que contienen más ácidos grasos como el salmón o el atún, se pueden utilizar vinos más robustos e intensos, ya que su carne contiene más sabor. Puedes maridar con un vino blanco como Chardonnay, o tintos como Pinto Noir, Merlot o Gammay.

Aves

La carne de aves como el pollo o pavo, se caracteriza por ser más magra y de un sabor sutil, por lo que se puede maridar con Chardonnay, vinos rosados o tintos de uva Merlot o Malbec, que sean en general vinos jóvenes y con poco tiempo de crianza en barrica.

Aves exóticas 

Si vas a degustar un platillo con aves exóticas como el faisán o la codorniz, en donde el sabor es más intenso, te recomendamos que acompañes los platillos con vinos más robustos como el vino tinto. Una buena opción son los de uva oscura como los Cabernet Sauvignon, Tempranillo, Syrah o Malbec, que sean jóvenes para que el sabor no sea muy intenso. 

Cerdo

La carne de cerdo es más parecida a la carne blanca que a la roja. Si es carne magra y se prepara en salsas es recomendable que acompañes tus platillos con vinos tintos que sean ligeros y de cuerpo medio. En el caso de preparaciones de pata o cachete, por su contenido alto en grasa, se recomiendan los vinos más intensos crear una mejor armonía en el maridaje. 

Cortes de carne de res

En cuestión de maridaje, para los cortes magros se pueden seleccionar vinos con taninos no tan intensos y de complejidad moderada. En el caso de cortes con mayor marmoleo o grasa intramuscular se recomiendan vinos rojos más intensos, de mayor estructura y complejidad como Cabernet Sauvignon, Tannat, Sangiovese, en especial si se preparan a la parrilla, ya que esto intensifica el sabor de la carne. 

Cordero 

Su carne tiene un sabor intenso por lo que se sugieren vinos jóvenes, que estuvieron poco tiempo en la barrica. Por ejemplo, los de uva Syrah, Cabernet Sauvignon o Pinot Noir. 

Carnes rojas exóticas

Si prefieres degustar carnes exóticas como el venado que se caracteriza por ser una carne magra y dura te recomendamos vinos de cuerpo medio y sabores ligeros para que no opaquen el intenso sabor de la carne. Recuerda no prolongar demasiado el tiempo de cocción de comida para no intensificar demasiado el sabor. Los tipos de uva con los que puedes acompañar esta carne pueden ser Sangiovese, Malbec, Tempranillo y Grenache. 

Pasos para lograr un buen maridaje

Una vez que hayas seleccionado el tipo de vino con el que acompañarás tu platillo, sigue los siguientes pasos para lograr un buen maridaje como todo un profesional. 

1. Descorche y decantado 

Al momento de descorchar el vino es importante colocarlo en posición vertical colocándolo en una superficie plana. Así lo podrás hacer con suavidad y evitarás que se sacuda el contenido. 

Posteriormente, para eliminar restos del corcho y hacer que el vino aflore su aroma, es importante decantar el vino para que se oxigene. 

2. Revisa la temperatura 

La temperatura del vino dependerá del que hayamos elegido para acompañar tu platillo. Cada uno tiene una temperatura correcta en el que se debe servir para que sus propiedades y el sabor se intensifiquen.

3. Realiza el maridaje 

Llegó el momento de maridar tu comida con el vino de tu elección. El efecto correcto que debe provocar el maridaje al provocar la comida es el de armonizar cada ingrediente con el sabor del vino, de tal manera que la acompañe cada platillo sin opacarlo o sentir que pasa desapercibido.

Recuerda que no hay reglas escritas. Experimenta sabores y aromas al probar tus recetas y acompaña tus platillos con las bebidas que mejor funcionen. ¡Qué lo disfrutes!