¿Cómo preprar unas deliciosas costillas de cerdo a la parrilla?

¿Cómo preprar unas deliciosas costillas de cerdo a la parrilla?

¿A quién no le gustan unas deliciosas costillas de cerdo a la parrilla? Son una gran elección cuando quieres preparar un asado y su sabor nunca te decepcionará. Vuélvete todo un experto preparándolas en casa con estas recomendaciones 

Prepara unas deliciosas costillas de cerdo  

Asar costillas de cerdo puede parecer una tarea complicada, ya que este tipo de carne requiere mayor tiempo de cocción sobre las brasas. Sin embargo, una vez que domines el tiempo que requieren para estar listas, te parecerá algo muy sencillo, incluso si eres principiante. 

¿Estás listo para prepararlas? Comencemos por lo más importante. 

Elige las costillas de cerdo  

Antes que nada deberás elegir las costillas que vas a cocinar. En meatme®  tenemos Baby Back Ribs,  las cuales provienen del área del lomo más cercana al hombro. Su tamaño es menor, por lo tanto son más tiernas y carnosas que las laterales. Si eres principiante te recomendamos este tipo de costillas, ya que son más fáciles de cocinar. 

Otro tipo de costillas que podrás encontrar en nuestras tiendas son costillas St. Louis de cerdo. Este tipo de costillas tienen una forma más rectangular y pueden ser más complicadas para asar. Sin embargo, una vez que domines la técnica verás que la carne es igual de deliciosa y se desprenderá fácilmente del hueso.  

Cómo marinar costillas de cerdo 

El cerdo tiene un sabor intenso y delicioso por sí solo, sin embargo, al preparar costillas es muy común que vayan marinadas con alguna salsa especial para enaltecer su sabor. 

Si quieres preparar tu marinado puedes crear la siguiente mezcla: salsa de soya, 1/2 taza de azúcar, vinagre, aceite de oliva y ajo. Mezcla todo muy bien y sumerge las costillas en la salsa para asegurarte que se marinen de manera uniforme. Cubre con un plástico y refrigera durante toda la noche.  Esto le dará tiempo a la carne para que se adhieran los sabores y obtengas un resultado bien sazonado.  

Si lo prefieres, también puedes encontrar costillas sazonadas para que solo te preocupes por cocinarlas. Algunas opciones que podrás encontrar en nuestras tiendas son costillas con la típica salsa a la barbacoa o mejor conocida como BBQ, costillas St. Louis con salsa BBQ, costillas de cerdo con salsa BBQ estilo Memphis, costillas de cerdo con salsa BBQ estilo Kansas City o costillas de cerdo con salsa Buffalo, si prefieres los sabores picantes.  Estas salsas le darán un sabor aún más delicioso a tus costillas de cerdo, por lo que no puedes dejar de probarlas.  

Cómo hacer costillas de cerdo a la parrilla

Aquí viene lo interesante, ya que tienes bien marinadas y sazonadas tus costillas de cerdo,  prepara la parrilla y coloca el carbón a fuego indirecto. La cocción lenta permitirá que el tejido interno se derrita, dando como resultado unas costillas suaves y tiernas. 

Recuerda que si las cocinas demasiado rápido y a fuego alto la carne puede quemarse, hacerse dura y perderá jugosidad. 

Primero comienza engrasando la parrilla, después colócalas en su lugar y asa a fuego indirecto durante 30 minutos por cada lado. Si tu asador tiene tapa cúbrelo y revisa que la temperatura sea de 93º C, aproximadamente. 

Después de la primera hora transcurrida mueve las costillas ligeramente hacia el fuego y cocina durante 20 a 40 minutos más por lado, o hasta que la carne esté tierna. 

Rocía la marinada que sobró o la salsa bbq de las costillas para que no pierdan jugosidad y sabor. Vigila que el marinado se comience a caramelizar, ya que esto podría quemar las costillas. Haz esto hasta el final. 

Para revisar que las costillas estén listas revisa si la carne se desprende del extremo de los huesos, esta es una señal de que llegó el momento de saborear. Clava un tenedor y revisa si la carne se desprende, pero asegúrate de que no se desprenda con demasiada facilidad, ya que esto es señal de que está muy cocida. 

Para que tengas buenos resultados y la costilla esté tierna, la temperatura deberá ser de 85º C, aproximadamente. Revisa con un termómetro de carnes y asegúrate que no toque ni la carne ni el hueso. 

A estas alturas seguramente ya estás listo para saborearlas pero recuerda dejarlas reposar, envueltas en papel aluminio, durante unos 10 a 20 minutos para que no se escapen los jugos. Con un cuchillo bien afilado corta las costillas y procura hacer los cortes lo más cerca del hueso para que no pierdan mucha carne. 

Sirve con elotes amarillos, papas a la francesa o puré de papa. ¡Disfruta de todo el sabor de las costillitas de cerdo!